Archivos de la categoría ‘Social Media’

Cuántas veces hemos presenciado las típicas escenas donde los amigos se reúnen alrededor de la mesa y no se escucha ni un balbuceo. “Whatsappean”, navegan por Internet, o vaya usted a saber. Incluso esas parejas que van a cenar y ni se miran a la cara. ¿Se lo dirán todo por privado?

Internet nos ha deshumanizado. Cuánta razón hay en las palabras de Michele Norsa, “la tecnología nos acerca a los más lejanos y nos distancia de los más próximos“.

Cómo una herramienta que ha conseguido tanto, nos ha convertido en ésto.

Sin embargo, una de las estrategia de marketing más exitosas, adsequibles y rentables del momento son los contenidos emocionales o la “humanización” del mundo on line.

Según el artículo de la revista Puromarketing.com, Marketing y emociones, ¡viralidad y éxito asegurados!, “no hay quien se resista. Definitivamente los seres humanos tenemos una reacción involuntaria que nos lleva a anular cualquier otro tipo de análisis y recordar exactamente el anuncio de la marca que evocó una emoción positiva… No requieren esfuerzo, son altamente estimulantes para los consumidores y tienen un efecto altamente viral, ya que los consumidores comparten esa emoción en sus redes.”

Un ejemplo brillante es el famoso “experimento sociológico” de Dulcinea Studios que se emitió durante el programa El Hormiguero, planteando la hipótesis de que con tan solo 36 preguntas puedes enamorarte de un desconocido.

En apenas 2 horas, desde su emisión, la viralización que alcanzó se traduce en cifras tan sorprendentes como las que vemos a continuación:

hormiguero

Y en días…

1

Aunque no sólo es una estrategia comercial. Los medios de comunicación tradicionales recurren a este tipo de contenidos, que cada vez son más frecuentes en sus agendas, para incrementar sus audiencias.

¿Desde cuando una “pedida de mano” puede provocar semejante revuelo?

3

Much@s de vosotr@s pensaréis que estos resultados sólo están al alcance de los “grandes”, que en definitiva son los que disponen de medios y presupuestos capaces de permitirse este tipo de iniciativas.

Paradojas de la vida. Internet, vuelve a echar un envite a l@s incrédul@s, con ejemplos de pequeños grandes emprendedores, que no ajenos a los movimientos de “los grandes”, se aventuran con acciones como éstas.

Obteniendo los siguientes resultados:

ejemplo2 academia la hoya

Publicado el 08/01/2015 ha conseguido hasta la fecha 2.827 visitas

ejemplo 1 academia la hoya

Su segunda campaña, se publicó el 23/03/2015 y ha conseguido en unas pocas semanas, lo que en 3 meses consiguió la primera.

Paradojas de la vida. Ésa es la magia de Internet. Hace lo invisible, visible. Que el pequeño David pueda hacer sombra al gran Goliat, que deshumanice el mundo terrenal y que conmueva al virtual.

Anuncios

Hace unas semanas estuve hablando del reto que supone el tener que adaptarse y reinventarse a lo largo de la vida. En principio, He perdido los zapatos fue fruto de la casualidad y sin darme cuenta se ha convertido en causalidad.

Ha llegado el momento de buscar mis nuevos zapatos.

zapatos

Cansada de vender siempre a “otros” ha llegado el momento de hacer algo diferente: Si soy una marca, por qué no ME VENDO.

Según Araceli Castelló, en el encuentro Mi marca y yo, la marca personal es aquella impresión que dejamos en los demás. Por lo tanto para crear mi marca personal necesito saber qué piensan de mí.

Cuántas veces hemos criticado a las marcas por no representar los valores que dicen predicar, por no empatizar más con su target, o simplemente no adaptarse a los tiempos que corren. Qué mejor proyecto que dar voz y voto al público al que te diriges. Si ell@s tienen el poder… algo tendrán que opinar al respecto. Así pues démosles el privilegio.

Déjame decirte que quiero que mi reto sea tu experimento.

Pincha aquí y contesta las 2 preguntas que te llevarán menos de 1 minuto. El único requisito que debes cumplir es ser lo más sincer@ posible, ya que es anónimo y lo más importante, querer invertir tu tiempo en mí.

 Qué saldrá de todo ésto, no lo sé pero la búsqueda no hace más que empezar y sería un placer compartirlo contigo.

¿Me acompañas?

Muchas de las obsesiones de un community (y de sus jefes, sobre todo) es el incremento del número de fans o followers en sus redes sociales.  Y tanto es así que a mí misma me está empezando a afectar. Ha pasado de ser un reto a ser mi talón de Aquiles, mi dedo en la llaga.

Una de las buenas nuevas es que Facebook y Twitter están tomando medidas al respecto. “Tramposill@s” o “desesperad@s” CMs del mundo, vuestra compra fraudulenta de popularidad tiene los días contados.

Bien es cierto, que soy de la clase de personas a las que les gusta quemar hasta el último cartucho antes de tener que recurrir a las “malas artes”. Aunque es una labor ardua y larga en el tiempo.

Por mi día a día puedo decir que Twitter es más agradecida, en cuanto a la conservación y aumento de seguidores, que Facebook.  Probablemente ésto se debe a lo difícil que es saturar de contenidos a tus followers, por el formato que tiene esta red social.

Por ejemplo, una de mis estrategias en Twitter es  interactuar con mis seguidores.  No voy a vomitar contenidos como las grandes marcas, porque no soy una gran marca. Mi objetivo es demostrarles que detrás de mi marca hay una persona que es capaz de felicitarles, de aconsejarles o de bromear con ell@s.

Os preguntaréis… ¿pero funciona?

Por el momento he duplicado en un mes el número de seguidores con una inversión de 0€.  Con ésto no quiero decir que mi modelo es aplicable al resto, pero si sirve en vuestro día a día. Toda ayuda es poca.

Sin embargo, Facebook se ha convertido en una pesadilla, en una obsesión.

Lo único que he conseguido en un mes y medio, ha sido que interactúen y un mayor alcance. Que no es cualquier cosa, todo sea dicho de paso.

Pero no nos engañemos, el tamaño de tu comunidad es vital. Cuanto mayor sea, más fácil  será captar nuevos adeptos y mejor rendimiento podrás sacarle a tus concursos, promociones, etc.  Por lo tanto, el tamaño sí importa.

Sintiéndolo mucho, he de confesaros que para aumentar el número de “me gustas” he tenido que recurrir a sorteos regalando un iPhone 5 si llegaba a un número determinado de fans, a dar 10€ en crédito para mi página si adivinaban mi desayuno… lo que viene siendo un soborno en toda regla.

Atrás quedaron los desayunos, las felicitaciones a tod@s las nuevas incorporaciones, los vídeos graciosos, etc. En el fondo sólo buscan beneficio. En parte, la culpa es nuestra ya que hemos canibalizado nuestras propias ventajas convirtiéndolas en desventajas. Si las redes sociales eran las herramientas para mostrar al mundo el lado humano de las marcas a un coste irrisorio, ya hemos conseguido corromperlo a golpe de aplicación.

La pregunta es si ocurrirá lo mismo con Twitter. Por el momento ya están vendiendo herramientas para realizar campañas de Marketing y los concursos para conseguir más y más seguidores aumentan de forma desmedida, desvirtuando la esencia de las redes y la profesión.

No es tan raro que la infidelidad, a pesar de lo que ha cambiado el mundo, es uno de los principales motivos de divorcio en el mundo entero. Y si llegamos a traicionar la confianza de una persona a la que amamos, imagínense lo que somos capaces de hacerle a una marca.

Para mí el mundo de las marcas han tenido 3 etapas hasta el día de hoy: expansionista, socialmente responsable y humana. De hecho, es bastante paradójico vivir en una sociedad en la que existe la necesidad de digitalizarse, mientras que a las marcas se les exige humanización y empatía para ganarse el afecto de su público.

Ahora hay que vender más que nunca, tenemos que diferenciarnos… Ya no sirven de nada las promesas de no explotar en el tercer mundo, de preservar el medio ambiente, o de realizar labores sociales en la comunidad. Ahora las marcas van a querer ser nuestros “colegas”. Van a preocuparse de como estamos, incluso van a ser testigos de dónde nos vamos en verano. Ahora ha llegado el community manager. Él/ella  será el alma y la voz que interiorice nuestra filosofía, nuestros valores de marca… todo sea por vender. Vamos a generar engagement, o lazos de unión.

Sin embargo, las marcas siguen siendo marcas y su cometido es vender. Pero a diferencia de otros tiempos, su sobreexposición genera un arma de doble filo. Si haces daño a uno puede hacer que se subleven cientos. Del mismo modo que si tu competencia regala algo, te abandonan sin piedad.

Cuántos quebraderos de cabeza, cuántos informes y en definitiva, cuántos cambios en tu estrategia para gustar, para fidelizar… si tu relación cambia en un click.