En primer lugar quisiera pedir disculpas a tod@s mis lectores. Siento    haber estado “tan perdida” y apartada de vosotr@s. No podéis imaginar la de veces que he intentando escribir este post y las innumerables veces que he cambiado la temática, hasta  que hace un par de días una compañera, de curso de especialización de CM,  ha sido la impulsora de esta idea.

Su consulta sobre qué hacer para  incrementar los fans en sus redes sociales, me ha hecho recapacitar en las necesidad de explicar de forma sencilla qué prácticas pueden llevarse a cabo para lograr el objetivo. Es decir, lo que los usuarios  de estas herramientas quieren son “turcos”, casuística, o ejemplos que les sirvan como punto de referencia para trazar una estrategia.

Por ello, quiero dedicar este post a  tod@s l@s nuevos emprendedores que buscan potenciar su nueva iniciativa a través de las redes, a partir de mi experiencia.

Algo que hay que tener claro, casi transparente, es que para que algo funcione hay que dedicarle tiempo y dinero. Ya sé que hablar de dinero es feo, incluso obsceno en esto tiempos que corren, pero es una realidad aplastante. No me refiero a cifras astronómicas, pero sí  una cantidad que se adapte al bolsillo de nuestro negocio. Y en cuanto a la dedicación, simplemente hay que ser lo suficientemente constantes como para hacer ruido y actuar con sentido común.

Primer paso: Traza una estrategia para conseguir más fans.

Lo más importante de todo es saber elegir las redes sociales que se adaptan a tu negocio y para qué sirve cada una. Una tienda on line puede crear perfiles en herramientas (como Pinterest o Fancy) que no serían nada útiles para un bufete de abogados.

Una vez elegidas las redes sociales más adecuadas para nuestra empresa, es vital conocer su finalidad y el tipo de usuario que participa en ellas. Por ejemplo, facebook es una red social para amigos y pasar un rato agradable, en cambio Twitter se centra más en generar contenidos.

A partir de ahora, tenemos que generar el contenido adecuado para cada una de las redes y el tono adecuado. Nadie mejor que la persona que trabaja en su negocio sabe qué es lo que pretende transmitir. Lo más complicado es saber cómo y, además, generar interacción.

Llegados a este punto sólo puedo recomendaros una cosa y es: probar. Experimentad publicando fotos, comentarios, vídeos, noticias, etc. No saturéis a vuestros seguidores,  porque podríais conseguir el efecto contrario. Pero no seáis tímid@s a aparecer varias veces al día.

Y por último, no olvidéis a la competencia. Mirad qué publican, qué estilo tienen, qué contenidos les funcionan y cuáles no, frecuencia de publicaciones, ect. Con esto no estoy animándoos a que copies indiscriminadamente, sino a que evitéis errores. Incluso más de un@ se sorprendería al ver las disparidades existentes, que las grandes marcas presentan, entre sus  comunidades gigantescas y su bajo nivel de  interactuación.

Espero que estos pequeños consejos os guíen hacia un buen  y próspero comienzo. Y para  aquellos que están buscando las cantidades en euros que no desesperen, todo llega. De momento estas pequeñas confesiones son gratuitas.

En el próximo más y mejor!!

Anuncios

Muchas de las obsesiones de un community (y de sus jefes, sobre todo) es el incremento del número de fans o followers en sus redes sociales.  Y tanto es así que a mí misma me está empezando a afectar. Ha pasado de ser un reto a ser mi talón de Aquiles, mi dedo en la llaga.

Una de las buenas nuevas es que Facebook y Twitter están tomando medidas al respecto. “Tramposill@s” o “desesperad@s” CMs del mundo, vuestra compra fraudulenta de popularidad tiene los días contados.

Bien es cierto, que soy de la clase de personas a las que les gusta quemar hasta el último cartucho antes de tener que recurrir a las “malas artes”. Aunque es una labor ardua y larga en el tiempo.

Por mi día a día puedo decir que Twitter es más agradecida, en cuanto a la conservación y aumento de seguidores, que Facebook.  Probablemente ésto se debe a lo difícil que es saturar de contenidos a tus followers, por el formato que tiene esta red social.

Por ejemplo, una de mis estrategias en Twitter es  interactuar con mis seguidores.  No voy a vomitar contenidos como las grandes marcas, porque no soy una gran marca. Mi objetivo es demostrarles que detrás de mi marca hay una persona que es capaz de felicitarles, de aconsejarles o de bromear con ell@s.

Os preguntaréis… ¿pero funciona?

Por el momento he duplicado en un mes el número de seguidores con una inversión de 0€.  Con ésto no quiero decir que mi modelo es aplicable al resto, pero si sirve en vuestro día a día. Toda ayuda es poca.

Sin embargo, Facebook se ha convertido en una pesadilla, en una obsesión.

Lo único que he conseguido en un mes y medio, ha sido que interactúen y un mayor alcance. Que no es cualquier cosa, todo sea dicho de paso.

Pero no nos engañemos, el tamaño de tu comunidad es vital. Cuanto mayor sea, más fácil  será captar nuevos adeptos y mejor rendimiento podrás sacarle a tus concursos, promociones, etc.  Por lo tanto, el tamaño sí importa.

Sintiéndolo mucho, he de confesaros que para aumentar el número de “me gustas” he tenido que recurrir a sorteos regalando un iPhone 5 si llegaba a un número determinado de fans, a dar 10€ en crédito para mi página si adivinaban mi desayuno… lo que viene siendo un soborno en toda regla.

Atrás quedaron los desayunos, las felicitaciones a tod@s las nuevas incorporaciones, los vídeos graciosos, etc. En el fondo sólo buscan beneficio. En parte, la culpa es nuestra ya que hemos canibalizado nuestras propias ventajas convirtiéndolas en desventajas. Si las redes sociales eran las herramientas para mostrar al mundo el lado humano de las marcas a un coste irrisorio, ya hemos conseguido corromperlo a golpe de aplicación.

La pregunta es si ocurrirá lo mismo con Twitter. Por el momento ya están vendiendo herramientas para realizar campañas de Marketing y los concursos para conseguir más y más seguidores aumentan de forma desmedida, desvirtuando la esencia de las redes y la profesión.

No es tan raro que la infidelidad, a pesar de lo que ha cambiado el mundo, es uno de los principales motivos de divorcio en el mundo entero. Y si llegamos a traicionar la confianza de una persona a la que amamos, imagínense lo que somos capaces de hacerle a una marca.

Para mí el mundo de las marcas han tenido 3 etapas hasta el día de hoy: expansionista, socialmente responsable y humana. De hecho, es bastante paradójico vivir en una sociedad en la que existe la necesidad de digitalizarse, mientras que a las marcas se les exige humanización y empatía para ganarse el afecto de su público.

Ahora hay que vender más que nunca, tenemos que diferenciarnos… Ya no sirven de nada las promesas de no explotar en el tercer mundo, de preservar el medio ambiente, o de realizar labores sociales en la comunidad. Ahora las marcas van a querer ser nuestros “colegas”. Van a preocuparse de como estamos, incluso van a ser testigos de dónde nos vamos en verano. Ahora ha llegado el community manager. Él/ella  será el alma y la voz que interiorice nuestra filosofía, nuestros valores de marca… todo sea por vender. Vamos a generar engagement, o lazos de unión.

Sin embargo, las marcas siguen siendo marcas y su cometido es vender. Pero a diferencia de otros tiempos, su sobreexposición genera un arma de doble filo. Si haces daño a uno puede hacer que se subleven cientos. Del mismo modo que si tu competencia regala algo, te abandonan sin piedad.

Cuántos quebraderos de cabeza, cuántos informes y en definitiva, cuántos cambios en tu estrategia para gustar, para fidelizar… si tu relación cambia en un click.

¡¡¡¡¡Bienvenid@s!!!!!

Publicado: agosto 23, 2012 en Uncategorized

Hola a tod@s . Bienvenidos a mi blog en el que contaré todas mis vivencias, anécdotas, puntos de vista, sugerencias, etc. sobre el mundo 2.o.

El objetivo que pretendo alcanzar con  este blog, es enseñar cosas sobre el social media que nos ocurren durante el día a día. El aprovechamiento y optimización de las redes sociales, saber cómo analizarlas, qué cosas son más útiles y en qué casos, lo más novedoso,incluso aprender personal branding.

Aquí tod@s  pueden aprender no sólo de mí, si no de todas las personas que quieran colaborar. Este proyecto va a ser el escaparate donde el social media no es cosa de gurús, si no de gente como tú y como yo. Desde el taxista hasta el abogado, todos tienen una cosa en común y es aprender a desenvolverse en la transición de un mercado totalmente digital.

Espero que os guste!!!!